Buscar

< Noticias

29.11.2023 / Noticias / Worker's Story /

Sin inglés, sin sindicato, sin miedo: La historia de Julia

Relato largo

El pasado mes de julio, Julia Quecaño Casimiro, de 23 años, recorrió más de 11.000 kilómetros desde Chile hasta el Reino Unido para trabajar como recolectora temporera de fruta. Ante las promesas incumplidas y las malas condiciones de vida y de trabajo, Julia emprendió una huelga salvaje junto con otros cientos de trabajadorxs, se puso en contacto con UVW y ahora lleva a sus jefes a tribunales.

La historia del viaje de Julia al Reino Unido resultará familiar a la mayoría de lxs miembrxs de UVW. Su viaje nace de una necesidad real de mantener a su familia. Los obstáculos y barreras que encontró en el camino incluyen discriminación y malas condiciones de vida, pero su espíritu indomable está alimentado por la determinación de luchar por la dignidad y el respeto. Esta es su historia, en sus propias palabras.

Cuando estalló la pandemia mundial, Julia, nacida en Bolivia, y sus nueve hermanos y hermanas formaban parte de los 32,9 millones de personas que, según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, corrían el riesgo de sufrir inseguridad alimentaria aguda debido a que sus familiares que trabajaban en el extranjero ya no podían enviar dinero a casa.

Decidida a encontrar la forma de mantener a su familia y pagarse los estudios, Julia viajó de Chile a Bolivia en autobús. Con su primo, arriesgó su vida cruzando el desierto de Atacama y durmiendo a la intemperie en el desierto:

«Corrían rumores de que la policía de fronteras estaba pegando a la gente, pero tuvimos suerte. Nos recogieron y nos llevaron a Santiago».

Criada en una familia de agricultores indígenas, Julia encontró rápidamente trabajo como recolectora de fruta de temporada en Chile:

«Mis padres vivían de su tierra, vendían lo que producían y así, desde pequeña, aprendí todo lo relacionado con la agricultura y todo lo que tiene que ver con la tierra, la comida, todo, todas las verduras, todo eso».

El mensaje de Julia para otrxs trabajadorxs migrantes

Julia aprovechó la oportunidad de venir al Reino Unido, como parte del plan del gobierno británico para encontrar recolectores de fruta de temporada. Tras asistir a una reunión de tres días en Santiago, donde le dijeron que tendría que devolver unos 1.000 dólares en concepto de gastos de vuelo de ida y vuelta, Julia firmó un contrato sin saberlo, creyendo que se trataba de un formulario más. Junto con otrxs trabajadorxs, voló al Reino Unido.

Julia llegó en julio de este año en un grupo de 120 trabajadorxs latinoamericanxs de Perú, Bolivia y Chile contratados para recoger fresas, frambuesas, moras y arándanos para Haygrove Farms, en Hereford, Reino Unido.

Casi de inmediato le quedó claro que las horas y el salario prometidos eran una ficción. Las condiciones de vida eran incómodas y sucias, lxs trabajadorxs no recibían copia de sus contratos y se les decía que tenían que pagar más de la cuenta por sus vuelos de ida y vuelta al Reino Unido.

«Me di cuenta de que algo iba mal cuando me dijeron que el formulario que firmamos en Chile era un contrato, pero no se lo dije a nadie, tenía que estar seguro. Así que cuando llegué al campamento pregunté si todo estaba bien con el trabajo y todo eso. Pero me dijeron que había gente esperando para empezar a trabajar. Tuvimos que esperar, los 14 que acabábamos de llegar, unas dos semanas para trabajar. Durante ese tiempo, tuvimos que sobrevivir con lo que teníamos, con lo que traíamos, que era nada».

Julie nos contó que en la granja no había agua potable y que incluso escaseaba el agua para lavarse:

«Nunca había agua potable, sólo agua para lavarnos las manos durante la primera semana y luego se acabó. La recogida de fruta es un trabajo pesado, el cuerpo se deshidrata, así que necesitamos beber agua. Había aseos y duchas en el campamento donde vivíamos y en los campos donde trabajábamos, pero no eran higiénicos, estaban atascados y se atascaban continuamente. Las camas eran tan estrechas y las habitaciones tan pequeñas que las camas se juntaban; era casi como compartir camas. Era un lugar muy, muy estrecho. Los sofás estaban sucios y el frigorífico se quemaba y nuestra comida se pudría. Un frigorífico de sustitución nos congeló toda la comida. Una vez me corté un dedo mientras cosechaba y no había primeros auxilios, nada, ni botiquín».

Julia nos contó que las condiciones de trabajo en el Reino Unido palidecían en comparación con las de Chile:

«La empresa para la que trabajé en Chile nos daba alojamiento, comida y transporte. Había lugares donde cobraban por la comida o el alojamiento, pero en esos lugares nos pagaban bien. Era bueno, los trabajos estaban bien repartidos, por ejemplo, una persona para cosechar, otra para limpiar la fruta, otra para clasificar la fruta, etc. En el Reino Unido todo era malo, fue un shock para mí cuando llegué y vi las condiciones de trabajo y de vida aquí.»

Sin inglés, sin sindicato y sin miedo, lxs recolectorxs de fruta se autoorganizaron y pidieron un cambio. Alrededor de 130 trabajadorxs latinoamericanxs y de otros países participaron en la elaboración de sus reivindicaciones.

Al día siguiente, el 21 de julio, Julia y 88 de sus compañerxs de trabajo se declararon en huelga salvaje. Por cierto, casi un año después de que cientos de heroicxs trabajadorxs de los almacenes de Amazon se declararan en huelga por los «patéticos» aumentos salariales de 2022.

«Creen que somos ignorantes y que no podemos opinar. Pero sabemos que estamos en el siglo XXI y que tenemos acceso a la información y una forma de sacar esto adelante. Así que acordamos seguir en huelga. Yo no tenía miedo, y cuando me di cuenta de que no iba a haber respuesta, decidimos seguir adelante».”

Quizá no sea casualidad que Julia emprendiera una acción directa tras ser ignorada: procede de Bolivia, un país donde la acción directa y las revueltas populares derriban presidentes.

«Mis padres me llevaban a los piquetes, a las marchas, para protestar y exigir al gobierno que proporcionara servicios básicos, que mejorara las malas condiciones de las calles, todas esas cosas. Una vez hicimos una huelga de hambre durante tres días. Al final hubo respuesta, nos dieron lo que pedíamos».

Después de participar en la huelga, algunos de lxs trabajadorxs se vieron obligados a huir de la granja Haygrove y un puñado encontró el camino, a través de contactos en la comunidad chilena exiliada, a la Casa UVW.

Julia inició la semana pasada un procedimiento judicial por presunto acoso y discriminación racial con la ayuda de UVW. Como era de esperar, Haygrove ha negado todas las acusaciones.

También hay una razón por la que nuestro movimiento se refiere a lxs huelguistas como «valientes y heroicxs». Lxs trabajadorxs en huelga hacen sacrificios y asumen riesgos cuando emprenden disputas laborales y huelgas. Esto incluye perder el salario, lo que para algunxs trabajadorxs que ya cobran salarios de miseria puede significar tener que saltarse comidas, endeudarse y correr el riesgo de victimización sindical.

Lxs miembrxs de UVW no cejan en su lucha por lo que necesitan y merecen, a pesar de los riesgos. Para ser un sindicato general de este tamaño, UVW, un sindicato de base de trabajadorxs migrantes y precarixs que representa a más de 100 nacionalidades en otros tantos empleos, está a la cabeza del recuento de huelgas en el movimiento sindical. En los últimos 15 meses, nuestrxs afiliadxs han votado 15 veces a favor de la huelga. Es decir, una votación al mes. Sólo en 2023, lxs afiliadxs de 10 centros de trabajo diferentes se declararon en huelga.

Lxs directivxs y jefes antisindicales que atacan a los líderes de huelga de UVW se encuentran con el equivalente legal de «poca cosa», ya que UVW obliga a lxs jefes a conceder reincorporaciones e indemnizaciones.

En el Reino Unido, lxs trabajadorxs tienen que superar muchos obstáculos para emprender una huelga legal. En primer lugar, la huelga tiene que estar organizada por un sindicato; a continuación, existen normas estrictas sobre la celebración de una votación, por ejemplo, debe ser una votación por correo en la que lxs afiliadxs votan en papel y lo devuelven en un sobre franqueado. Debe votar al menos el 50% de lxs afiliadxs con derecho a voto, y lxs jefes deben ser avisados con dos semanas de antelación. 

Lxs huelguistas salvajes no están protegidos por la Ley de Acción Industrial (ley de huelga) y pueden ser despedidxs fácilmente. Para emprender este tipo deacción se necesita valor y número. Es un empuje desde abajo y en UVW estamos orgullosxs de apoyar a lxs huelguistas de la granja Haygrove.

«Para todas las personas que sienten que sus derechos han sido violados o que han sido intimidadas en sus trabajos, no importa dónde, cómo te sientes en este momento puede parar. Depende de ti buscar ayuda.Voces Unidas del Mundo está aquí. Están dispuestos a ayudarte, sólo tienes que tenderles la mano», dice Julia.

Independientemente del sector en el que trabajes y de cuánto ganes, la huelga es siempre una heroica postura colectiva adoptada por trabajadorxs que se encuentran entre la espada y la pared. Si quieres organizar tu lugar de trabajo, ponte en contacto con nosotrxs.

Únete a UVW>>

Organizate y actúa >>

Dona al fondo de huelga de UVW >>

SHARE  

18.06.2024 /

Limpiadorxs de escuela privada en Dulwich votarán si ir a la huelga.

Pole dancer

05.06.2024 /

Bailarinas de famoso club nocturno londinense demandan a sus jefes por salarios robados

30.05.2024

Unidad, Comunidad y SolidarIdad

21.05.2024 / /

Limpiadorxs declaran ¡VICTORIA! en una escuela privada en el sur de Londres

09.05.2024 / /

Limpiadorxs migrantes del Ministerio de Educación irán a la huelga en junio

Blackheath Prep cleaners

08.05.2024 /

Limpiadorxs de un colegio privado votan SÍ a la huelga por pobreza salarial

Boletín

Mantente al día con nuestras últimas noticias, campañas, entrenamientos y eventos.