Buscar

Bella

14.10.2021 / Worker's Story /

“La acción vence al miedo”

“La acción vence al miedo” se ha convertido en mantra para una cuidadora latinoamericana, dicho con convicción y entregado con una sonrisa.

Bella es una entre miles de mujeres inmigrantes trabajando en residencias de ancianos por toda la ciudad. El trabajo de lxs cuidadorxs está notoriamente mal pagado con el 90% de trabajadxres en Londres cobrando por debajo del salario mínimo y más del 41% bajo contratos precarios de cero horas, según la Living Wage Foundation y un estudio del Health Foundation.

Al empezar a sufrir abuso y acoso en su trabajo, ella se decidió a tomar la iniciativa.

En 2019, Bella contactó con el Latin American Women´s Rights Service (LAWRS): una organización feminista liderada por mujeres inmigrantes latinoamericanas viviendo en Reino Unido; y con United Voices of the World (UVW), un sindicato de base para trabajadxres mal pagadxs, inmigrantes y precarixs.

Ella recuerda su primera visita a las oficinas de UVW, que bullían de energía entre conversaciones en Español, Spanglish e inglés, juguetes para niñxs, talleres de hacer pancartas, trabajadxres compartiendo su almuerzo y un sofá destartalado donde lxs trabajadxres salientes de turno de noche descansan mientras esperan ver a un representante sindical para su caso.

Este ambiente cautivó a Bella al instante y se inscribió como miembro rápidamente. En los siguientes meses empezó a aprender sobre sus derechos laborales y armada con estos nuevos conocimientos emprendió una transformación progresiva.

En 2020 Bella presentó un caso contra su empleador por abuso e infracción de sus derechos. Continuó presentando una queja contra un compañero de trabajo por acoso, y debido a esto sufrió una caza de brujas como redada contra el sindicato.

“Comenzaron mandándome cartas, llamándome a reuniones y declarando que estaba poniendo las vidas de lxs residentes en peligro. El entorno era hostil,” nos relata. “Empecé a sufrir fuertes dolores de cabeza, caída de cabello, ansiedad y lloraba mucho. Estuve de baja por enfermedad múltiples veces. No podía soportar la presión, así que decidí dimitir.”

Bella se enfrentó a una cultura de la intimidación: “Los jefes usan todo lo que pueden para evitar que lxs trabajadxres se aúnen y ejerciten su poder colectivo para reclamar salarios y condiciones de trabajo justas,” nos dice.

Atemorizada pero envalentonada, se negó a echarse atrás y continuó desafiando a sus jefes respecto al pobre salario y el injusto trato recibido – y en esta ocasión no estaba sola. Apoyada por su familia y sindicato, comenzó a aumentar la inercia y su credibilidad entre sus compañerxs de trabajo.

Bella's story

En poco menos de dos meses Bella ayudó a sindicarse a más de 30 trabajadxres, liderando la petición para reconocer el sindicato de trabajadxres, albergando múltiples reuniones del sindicato y representando a sus compañerxs de trabajo en diferentes eventos. Poco después catorce entre sus compañerxs presentaron un recurso legal contra su empleador y UVW votó con éxito a favor de una huelga bajo el eslogan de campaña “Quality care, deserves quality pay” – “El cuidado de calidad, merece una paga de calidad”.

A esto siguieron más amenazas. El empleador intentó persuadir a lxs trabajadxres para no continuar con sus protestas – pero ellxs perseveraron, imparables. “Yo continué trabajando durante la Covid. No me puse en cuarentena. Trabajé noche y día. ¿Y qué obtengo? Un ‘muchas gracias por trabajar duro‘,” nos dijo un trabajadxr entonces, hablando bajo condición de anonimato por miedo a represalias. “Esto no vale el pan que paga. No siento que se me valore, soy solamente una cosa. ¡Es hora de tomar una posición firme!”

Sin embargo el miedo se fue mitigando según lxs trabajadxres continuaron organizándose. Lxs trabajadxres pusieron en marcha una notable campaña apoyados por la comunidad local, 75000 personas suscribieron la petición online y una avalancha de mensajes de solidaridad llegó desde todas partes del mundo. La campaña cosechó en los primeros días mociones en el Parlamento, seguida de una amplia cobertura en las noticias, cuando los principales medios de comunicación se fueron interesando en una historia que enfrentaba a David contra Goliat.

En Enero y Febrero de 2021, lxs colegas de Bella fueron a la huelga. Aún no han ganado, pero la participación de Bella se ha vuelto fuente de inspiración para otras mujeres de UVW – en especial para lxs miembros más jóvenes y muchas mujeres que temían alzar sus voces, compartir sus experiencias y pasar a la acción.

Para muchas de estas mujeres, ser escuchadas, apoyadas y validadas puede ser el catalizador del cambio. Cuentan que la experiencia de luchar por sus derechos laborales las ha empoderado y que no hay marcha atrás.

“Estoy orgullosa de no haber permanecido en silencio y de haber alzado mi voz por la dignidad.” dice Bella. “Todxs merecemos espacios de trabajo seguros y jefes que respeten los derechos de sus trabajadxres”

Para apoyar los compañerxs de Bella >>

SHARE  

Bella

14.10.2021 / Worker's Story

“La acción vence al miedo”

03.09.2020 / Worker's Story /

Hay poder en el sindicato: una historia de lucha de un padre soltero

Boletín

Mantente al día con nuestras últimas noticias, campañas, entrenamientos y eventos.